Su origen se remonta a 1936 y fue ideado por razones más de necesidad que de moda, en la actualidad va un paso más allá, de ser una prenda centrada en su función de suavizar el frío invernal, a ser un elemento más del estilismo de calle e incluso de fiesta.

No sólo prueban con nuevos tejidos como la pana o el terciopelo, sino que se atreven con multitud de colores, haciendo que además de su practicidad se convierta en un complemento de moda, blogueras internacionales lo han incorporado a sus estilismos de invierno aportando un toque fresco y divertido, incluso en contraste con looks más románticos o festivos.

Así que estamos de suerte chicas, porque aquí en Galicia llueve mucho y hace mucho frío, es genial que una prenda tan imprescindible de nuestro vestuario nos permita tantas posibilidades de ir ideales y abrigaditas.

Como siempre aquí en Vainilla aún nos queda alguna que otra prenda exterior con la que podrás triunfar,

Te esperamos,

Sed felices,